IL SUO POSTO PREFERITO

Un lugar para escaparse...

miércoles, 25 de marzo de 2009

Pequeña curiosidad....

Hacía tiempo que tenía en mente recuperar uno de esos libros que te prometes no prestar nunca y al final caes rendida a los encantados del que por entonces dice ser tu amigo. Como el libro nunca volvió a mi estantería pero nunca se fue de mi cabeza, el otro día pasé por una librería y me lo compré. El librito es una joyita (como dice J, mi librero favorito) de Lytton Strachey. Aquí os dejo la reseña que la editorial Valdemar publica en su web:
En los meses que precedieron a la Primera Guerra Mundial, el inimitable biógrafo victoriano Lytton Strachey se hallaba enfrascado, ajeno a la catástrofe que se avecinaba, en la redacción de su famoso y ácido Victorianos eminentes, con el que revolucionaría el mundo de la biografía. Pero tan ardua tarea lo tenía exhausto, y decidió tomarse un respiro y escribir por diversión una novelita con la intención de parodiar la literatura libertina francesa. Ermyntrude y Esmeralda es una novela epistolar que recoje la correspondencia imaginaria entre dos inquietas jovencitas victorianas de clase alta: Esmeralda, que vive en el campo, y Ermyntrude, que vive en la ciudad. Durante su estancia en el colegio habían decidido comunicarse sus progresos y descubrimientos en torno a los misterios del sexo, y durante las vacaciones se envían cartas anunciando los espectaculares adelantos de sus investigaciones...

Etiquetas:

5 comentarios:

Blogger Samedimanche ha dicho...

Por el amor de Dios! No doy a basto...al menos tal avalancha de recomendaciones me sirve para cerrar sin ningún tipo de remordimiento aquellas lecturas que no me gusten. No tengo tiempo para autoflagelarme.
Gracias, Roberta. Este sí tiene muy buena pinta y no eso que ando leyendo. Ya os contaré...

26 de marzo de 2009, 9:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Qué buena pinta!

Y hay que ver cómo al final todos caemos en dejar libros que nunca vuelven...

26 de marzo de 2009, 10:54  
Blogger Bárbara ha dicho...

No dejes libros nunca!, ni a tus mejores amigas, nunca se sabe que pasará con ellos. Respecto a este, tiene una pinta estupenda. Como siempre, gracias por descubrirme más cosas relacionadas con lo que más me gusta, el XIX!.

27 de marzo de 2009, 21:56  
Blogger María ha dicho...

Ummm!!Tendré que dejarme caer por la librería y echarle un ojillo...por lo que cuentas tiene muy buena pinta.

Coincido con Cristina, también he perdido libros y añado, DVDs, en esos préstamos...y aún estoy sentada esperando a que vuelvan. Qué pena que no tengan un timbre o una alarma...en fin...

28 de marzo de 2009, 1:27  
Blogger Noemí Risco Mateo ha dicho...

Este libro me pica la curiosidad...
Yo no dejo nunca mis tesoros, salvo a personas de muuuuuucha confianza. Si quiero que alguien se lea un libro, le compro un ejemplar para la ocasión o le remito a la biblioteca. En el pasado ya me desaparecieron algunas de las cosas que había prestado.
Un saludo,
Tanakil.

28 de marzo de 2009, 9:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Inicio